Un informe de Unicef revela que casi 7.000 recién nacidos mueren al día