El estado del mar podría retrasar al domingo la llegada de los inmigrantes