Los inmigrantes musulmanes se sienten respetados pero preocupados por el paro