El frio no impide que sigan llegando pateras a nuestras costas