La inminente apertura de la fosa de Lorca reabre la tesis sobre otros enclaves