El director del instituto donde trabaja Laura Luelmo: "Cada profesor ha hablado con sus alumnos para tranquilizarlos"