El "inglés macarrónico" de un instructor de puenting, la causa de muerte de una joven holandesa de 17 años