La inteligencia sola no conlleva el éxito y en ocasiones es una trampa