La intensidad del síndrome postvacacional depende del nivel de satisfacción vital