Comprueban con horror en una grabación que un intruso les observó mientras dormían