Las lluvias torrenciales dejan calles convertidas en ríos en Cataluña