Tras las inundaciones, los robos