Una invasión de algas complica la llegada del marisco gallego a las mesas durante las celebraciones navideñas