Los inversores extranjeros confían en los bancos españoles