Un grupo de científicos japoneses encuentran una forma de prolongar la vida