La investigación refleja que los terroristas del atentado en Londres habían sido denunciados