Un grupo de investigadores identifica la causa molecular de la enfermedad celíaca