Isabel II se convierte en la primera reina del mundo en dejar de comprar pieles de animales