Japón abre una nueva era imperial con la ascensión al trono de Naruhito