La jequesa de Qatar, en España