Un diagnóstico psiquiátrico erróneo le lleva a la muerte por no poder parar de comer