Una joven terminal de 22 años rechaza un transplante para cumplir su lista de deseos