Los tres jóvenes fallecidos en un accidente en Barcelona tenían 18 y 20 años