Las jóvenes muertas en Alemania eran estudiantes que celebraban fin de curso