Los jóvenes y niños, con la pornografía como manual de educación sexual