Las tres jóvenes permanecieron atadas con cadenas y cuerdas durante el cautiverio