Tarzán se jubila tras 40 años: el loro que alegraba los días en una farmacia de Bergondo