Una jubilada de 77 años dona en vida un chalé para que los niños veraneen en la playa