Se juegan la vida para salvar a varios inmigrantes