Una fábrica de juguetes clandestina en Alicante tenía a 17 trabajadores sin contrato