Emoción ante la histórica prisión permanente revisable del parricida de Moraña