Un policía local de Sevilla se enfrenta a 20 años de cárcel por defenderse de los atracadores que asaltaron su casa