El veredicto de Bretón se hace esperar