Gritos de rabia para recibir a Sergio Morate a la entrada de los juzgados