Málaga se aferra a la esperanza pese a la dura y agónica espera del rescate de Julen