El mes de julio registró casi dos grados más que la media de los últimos 30 años