La justicia chilena cierra el caso emblemático de la dictadura de Pinochet