La kitesurfista y el tiburón, una historia que se puede contar gracias a un dron