Como si fuese su casa: De servirse un refresco sin permiso a ‘desvalijar’ el restaurante