Los ladrones hacen su particular ‘agosto’ en los festivales de música