Grababan sus robos sin querer cuando usaban los móviles como linternas