Con lágrimas en los ojos cuentan el infierno vivido en el Catamarán de O Grove