Los dieciséis escalones que llevaron a Laia hasta su presunto asesino