El pueblo de Laura Sanz, la española muerta en la explosión de París, llora su pérdida