La lava cada vez más fluida del volcán de La Palma avanza por las coladas existentes a través de tubos lávicos