La lección de Chernóbil marca la lucha contra la radiación en Fukushima