Una legión de ‘enanitos’ vuelve a revolucionar Mallorca para la desesperación de algunos residentes