A uno de los leones del Congreso le faltan los testículos