El levante se recupera de las lluvias torrenciales ante la llegada masiva de turistas