La libertad de expresión en las redes sociales, a juicio